Santos busca criminalizar a los camioneros para no dialogar

ataque a camioneros

En las protestas del 12 de julio en Boyacá, un joven fue asesinado.

Las autoridades atribuyen el hecho a una supuesta manipulación de una papa bomba por parte de la víctima.

Sin embargo, el joven murió por una herida en la cabeza mientras que sus manos no tienen ninguna herida.

Testigos dicen que él no estaba participando en la protesta sino que estaba caminando para llegar a su casa. Luis Orlando Saiz Villamil, era un trabajador de Logos en Duitama, una empresa de carrocerías.

Asimismo, el gobierno levantó la mesa de diálogo con los camioneros porque supuestamente los manifestantes provocaron el accidente en donde el gobernador de Boyacá, Carlos Amaya, y el alcalde de Tunja, Pablo Emilio Cepeda, resultaron heridos.

El presidente Juan Manuel Santos aseguró que el gobernador fue “víctima de la violencia del paro camionero y esto no puede tolerarse”.

Pero Deisy Rodríguez, asistente de Amaya afirmó que “en el recorrido, hasta llegar al choque, nosotros no sentimos en ningún momento ese ataque… la cosa es que yo perdí el conocimiento justo en el momento del impacto.

Yo no menciono manifestantes porque no los vi en ese momento. El vehículo de transporte público se atravesó repentinamente. Por eso nosotros no pudimos frenar”, dijo Rodríguez en entrevista con Blu Radio.

13 de julio de 2016.

2 comentarios

  1. Tristemente la sordera del estado nos ha llevado a esta situación que no se resuelve con cacerolasos y camisetas blancas en la plaza de Bolívar dejemos un poco de lado el resort de Cuba y pongámonos el overol de trabajo

  2. No está de más pensar que sea el mismo gobierno que envié gente a cometer estos desmanes para culpar a los que protestan. De esta porquería de gobierno, cualquier cosa se puede esperar !

Deja un comentario