El gran timo

Fernando Londoño Hoyos

Recordaremos que timar es engañar, sacar provecho de otros con mentiras y artificios. Pues no ha habido ni podrá haber en la Historia un timo como el que ejecuta el gobierno de Santos a propósito de lo que él llama la paz.

Los colombianos desprecian y odian a Santos, que bien merecido se lo tiene, como lo muestran en cada encuesta que sale. Pues los van a poner a votar por Santos. El plebiscito es su consagración en los altares, su triunfo romano, su apoteosis. Los timados van a votar por el que consideran el peor gobierno de la Historia.

Columna de Fernando Londoño publicada en Las 2 Orillas el 12 de septiembre de 2016.

Más que a Santos, los colombianos odian a las FARC. Contra esa pandilla de matones, ladrones, narcotraficantes y asaltantes, Colombia ha hecho las más grandes y conmovedoras marchas que se recuerden. Más de diez millones de personas enfurecidas salieron a las calles a gritar “No más FARC”. Y ahora van a votar por ellas. Para consagrarlas ante el mundo como rebeldes con causa; para perdonarles todos sus delitos, declarando que los cometieron solo por su legítimo impulso rebelde; para entregarles la tierra y el honor y el Ejército, y el Poder. ¿No se habrán dado cuenta de lo que van a hacer?

Colombia odió siempre el comunismo y nunca ha querido ser país comunista. Pues la timaron, y aprobando el plebiscito dirá que cambió de opinión para proclamar ahora que le fascina ser como Cuba, o Venezuela o Nicaragua.

Colombia detesta la corrupción y a cuantos la practican. Las encuestas son escalofriantes, cómo no podían ser distintas. La corrupción destruyó su presente y le cerró los caminos del porvenir. Pues vendados los ojos, timada, va a votar a favor de los corruptos, va a olvidar que se le robaron la bonanza petrolera y que está muy conforme con el endeudamiento que no podrá pagar jamás. Hasta allá llega la ceguera. O si se quiere, la dimensión y la eficacia de este timo.

Con justas razones, Colombia odia hasta la muerte el narcotráfico. Pablo Escobar, los Rodríguez Orejuela, Rodríguez Gacha, Perafán y compañeros tienen un lugar en el Panteón de sus desprecios. Pues la timaron y quiere votar por el peor cartel de la droga que hubo jamás. Y a favor de sus atrocidades. Y garantizando su negocio para el futuro. Y manteniendo impune su delito y sagradas sus fabulosas fortunas. Tal vez no sepa, y lo sabrá demasiado tarde, que su voto por el Sí es voto por lo que más daño le ha hecho nunca.

Como país normal, de gente normal, Colombia no gusta de pagar impuestos. Mucho menos cuando le consta que se roban los que paga y lo convierten en las impúdicas fortunas de los que aprovechan. Pues cómo será el timo, que quiere votar por aumento en las tasas del IVA y en lo impuestos a la clase media y baja, que son la mayoría de este país. Al día siguiente del plebiscito, le meterán al Congreso la Reforma Tributaria más indecente que se conoció jamás, y que le quitará el pan de la mesa a los que irán con los ojos vendados a las urnas el 2 de octubre. Y no podrán quejarse. ¿No querían posconflicto? Pues a pagarlo. Porque no es gratis. Es pagando impuestos y pagando más caro lo que le cueste vivir.

Cuántas veces han dicho los encuestados, los que ahora se inclinan por el Sí, que no quieren impunidad ni perdón para los delitos atroces que han cometido las FARC. Pues van a votar a favor de la impunidad. Sin saberlo, porque no han leído el mamotreto que lo dice, están votando la impunidad y el perdón. Porque les mienten con el cuento de que no habrá impunidad, y la habrá universal, escandalosa, vergonzosa. No van a pagar un día. Ni un minuto de cárcel estos monstruos.

los que van a la cárcel, todos, son los enemigos de las FARC. Los soldados heroicos que las han combatido; los jueces que se atrevieron a condenarlos; los periodistas que los han denunciado; los agricultores que los han padecido. Para eso, qué lo van a saber las víctimas del timo, está previsto un Tribunal, escogido por las FARC y por Santos para absolver a la izquierda y condenar todo lo que sea o parezca de derecha.

Probablemente ustedes, lectores queridos, estarán votando por última vez. En la próxima elección, acaso ocupen el lugar que dejan en la cárcel los bandidos que se van para el Congreso, las Asambleas, los Concejos, Alcaldías y Gobernaciones. Ya Timochenko empezó su campaña presidencial. ¿No ha visto los anuncios? Seguro que no. A uno le meten el paquete chileno, cuando solo ve los billetes buenos de arriba y abajo. Creo que eso le pasa a usted, querido y pobre amigo de eso que llaman la paz.

Un comentario

  1. VOTAR SI,ES VOTAR POR LA ONT FARC,EL CARTEL DE LAS DROGAS MAS RICO Y SANGUINARIO DEL MUNDO,VOTAR SI ES VOTAR POR EL COMUNISMO DEL SIGLO XXI,QUE TIENE A VENEZUELA EN LA MISERIA ABSOLUTA.EL HAMBRE Y LA REPRECION,VOTAR NO ES VOTAR POR COLOMBIA,POR LA SOBERANÍA NACIONAL,EL FUTURO DE NUESTRAS FAMILIAS,LA LIBERTAD Y EL ORDEN,VOTE NO AL PLEBICITO MAFIOSO DE JM,SANTOS& ONT FARC,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s