Hace cinco años: Fernando Londoño

fernando-londono-atentado

El 15 de mayo de 2012 a las 11 de la mañana los bandidos de las FARC atentaron contra nuestra vida. Lograron asesinar nuestros dos escoltas, Rosenber Burbano y Ricardo Rodríguez y nos escapamos de una muerte segura por inescrutable designio de Dios.

Los autores materiales fueron localizados y capturados. Quedó judicialmente establecido quiénes fueron ellos y ningún juez tuvo la curiosidad de averiguar quiénes los mandaron a cumplir su propósito criminal. Pero todos admitieron su vinculación con las FARC, por lo que ya estarán libres o ajustando los trámites para salir de la cárcel y sumarse a las Zonas Veredales, desde donde se prepararán para nuevas andanzas, viviendo a sus anchas, con todo gratuito, el techo, la comida, la ropa, la salud, la educación si la necesitaren, más casi tres salarios mínimos para gastos de bolsillo, un pago de enganche de dos millones de pesos y una promesa de doce más cuando den por terminado su proceso de reinserción, para desarrollar un proyecto productivo.

Así es la justicia en Colombia. Pero lo más grave es que ahora los verdaderos criminales, porque aquellos pobre diablos hacen lo que les enseñaron a hacer, y nada más, no están en la sombra sino gobernando a la Nación. ¡Vivir para ver!
Nos quisieron matar, ellos lo dicen en una larga sentencia de muerte que apareció en el campamento de Lozada, uno de los próceres de esta nueva Colombia, porque siempre apoyamos las empresas, los gremios, el capital, y porque desde La Hora de la Verdad les hacemos mucho daño. El papel de estos delincuentes está claro. Nos sigue atormentando la duda del que jugó en el crimen el General Naranjo, hoy Vice Presidente de la República. Llegó el primero a nuestra camilla en la Clínica del Country, pero no para apoyarnos como lo hizo el general Palomino, sino para asegurarse de que estuviera cumplida la misión. Cuando tuvo la mala noticia de nuestra supervivencia, salió a los medios para lo que mejor sabe, desviar la investigación de las FARC a una supuesta extrema derecha que no existe.

Los elementos del atentado conservan plenamente su vigencia. Desempeñamos la misma tarea, que la SIP nunca destacó, obra de Enrique Santos Calderón, mantenemos la misma línea y trabajamos aún con más denuedo para que Colombia no caiga en manos de los amigos del General Naranjo, de Humberto de La Calle y de Sergio Jareamillo, los que ahora nos acusan, los pájaros tirándole a las escopetas, de atentar contra la Paz.
Las FARC andan en lo mismo. Ahora Timochenko se atreve a decir que estamos matando amigos suyos al menudeo y que pronto trataremos de matarlos a todos, como le ocurrió a la Unión Patriótica.

Vaya desvergüenza. Timochenko nos acusa de parecernos a él y a sus compinches, que no han sabido otra cosa que matar a quienes discrepan con sus dictados y posiciones. Tendremos que recordarles que jamás matamos a nadie y jamás instigamos a un colombiano para matar a otro. Lo nuestro es el mundo de las ideas, de los principios, de los valores. Las bombas, los balazos, los secuestros, las minas, el narcotráfico, las amenazas, las violaciones y los asesinatos, son cosas que se las dejamos, con horror, a quienes las practican.

Lo que veíamos venir hace cinco años. Lo que dijimos el mismo día en que los de la mermelada votaron como Ley Marco para la Paz, tiene plena y estremecedora vigencia. Solo que como lo advertimos, los asesinos posan de pacifistas y los victimarios se disfrazan de ovejas. Ovejas fabulosamente enriquecidas con la cocaína, que siguen con el proyecto de la lucha de clases que declararon, por enésima vez en los Llanos del Yarí y la dictadura del proletariado, por la que aspiran a esclavizar a Colombia como sus modelos Chávez y Maduro tienen a Venezuela.

15 de mayo de 2017.

Anuncios

Un comentario

Deja un comentario