Los derrochones de los Santos y los Holguin. La historia vuelve a repetirse

La barca de Calderón

Por William Calderón Z.

19 de marzo de 2016

La historia se repite
El 3 de mayo de 2012 escribimos desde esta columna en las páginas del diario de La Capuchina (el Nuevo siglo) un relato histórico que hoy toma toda su vigencia… los actores de hoy son los mismos,  con distintos nombres pero con los mismos apellidos.
Calibán
Enrique Santos Montejo, abuelo del camarada presidente bolivariano, Juan Manuel Santos, dejó como testamento para la historia de manera premonitoria en su «Danza de Las Horas» una nota que retrata de cuerpo entero lo que casi 70 años después hace su nieto y la canciller María Holguín: cuando con castañas ajenas se ofrece una solución «Salomónica»  al conflicto limítrofe que se decretó en el Tribunal de La Haya.
Aquella Danza
Por aquellas calendas planteaba esta salida el muy leído Calibán:
«No convirtamos el caso del Islote de los Monjes en controversia internacional».
«…vale muchísimo más la cordialidad con Venezuela, que este peñasco de cuya existencia no tenía noticia el 99 % de los colombianos. 
Cedamos nuestro derecho si lo tenemos y demostrémosle al pueblo hermano que apreciamos en mucho mas su amistad»…que la posesión de pedazos de tierra o roca.»
Por tradición
Lo que esta haciendo el infante presidente no es más que serle fiel a su tradición familiar.
Ahora de la mano de su nuevo mejor amigo y la canciller quien refrenda con sus actuaciones el regalo del «Tesoro Quimbaya» a través de Carlos Holguín Mallarino, en 1892 y de Los Monjes, en 1952 por parte de otro Holguín Juan Uribe Holguín.
Réplica
En ausencia del presidente Laureano Gómez, el 26 de enero de 1952, EL SIGLO, dirigido por Álvaro Gomez Hurtado y Belisario Betancur lanzaba esta réplica al abuelo del futuro presidente en una sección titulada SUCESOS y LINGOTES firmada simplemente por Rain:
«El derrochador»
El columnista que regala cayos y paisajes vuelve a poner su tarjeta sobre el presente que ha hecho con Los Monjes.
Sobre las rocas del mar Caribe ha caído nuevamente el rayo de su gentileza.
Es lástima que las estatuas, aquellas que funde el agradecimiento, no se puedan realizar tomando el guano como materia prima.
Aquí lo alegórico sería algo más de eso mismo, tendría el aroma que le corresponde.
Los hombres como Calibán después de haber escrito tanto y tan bueno, terminan por convertirse en excéntricos caballeros…toman las islas como si fuesen flores y las colocan con gran desprendimiento y donaire en la solapa de los amigos.
Neptuno ha sido despojado de sus mares… y Calibán está dando sus islas escribiendo las salmodias con su tridente.
Es innecesario que defienda la razón de sus regalos.
Los príncipes solo le deben explicaciones a sus caprichos y culto a su prodigalidad .
¿Quién se atrevió a pedirle cuentas al galán del cuento de Salomé, le ofreció por la gracia de su danza, la tierra de Tiberíades ? Nadie.
Y eso que Salomé -Calibán lo sabe- pudo danzar solo sobre un ladrillo.
¡Oh Calibán, que sacas tus regalos del elegante cofre que para ti es el mapamundi!
Cuando se hayan agotado los archipiélagos, las islas y los cayos (los del mar) continúa entonces con las penínsulas.
Despójate de tu tierra para que la leyenda o la historia , como a Mahoma te tenga que enterrar en el aire.
¿ Será hora de pedir visa para ir a Cartagena de indias ?
 ¡Qué dirán los sobrinos de Calibán y la heredera de los Holguín!  

Un comentario

  1. Mas bien que pidan visa para San Andres!!! bueno y se firma la paz habrá que tener visa y permiso para volver a la tierrita, o ya llevaran las cenisas .

Deja un comentario