Sigue el ánimo persecutorio en la Corte Suprema de Justicia: Álvaro Uribe

uribe

Escribo esta nota con indignación y con dolor:

La Corte Suprema de Justicia, en su sala penal, ha dictado un auto inhibitorio en favor del senador Iván Cepeda a quien denuncié por manipular testigos en contra de miembros de mi familia y de mi persona, a pesar de las pruebas aportadas la Corte decide inhibirse bajo el peregrino argumento que las actuaciones del senador Cepeda se enmarcan dentro de las funciones de una comisión de derechos humanos de la Cámara. Y ordenan investigarme porque supuestamente yo habría manipulado a los declarantes. La Corte nunca me ha escuchado sobre el tema.

En 2014, a raíz del debate que anunció el senador Cepeda en mi contra, y que llevó a cabo con apoyo del Presidente de la República, un abogado, a quien no conocía, me visitó y me dijo que personas que estaban en la cárcel expresaban que el citado senador les hacía ofrecimientos a cambio de dar testimonios en contra de mi hermano y de mi persona. A través de investigadores se recogieron las respectivas declaraciones y las dos
fueron ratificadas ante la Corte Suprema. Recientemente apareció otra cuyo declarante no ha sido llamado a ratificar el escrito. Procedí de manera correcta, nunca he hablado con los declarantes, la Corte debería publicar las llamadas con el abogado, que me interceptó, para que la ciudadanía examine si cometí delito alguno.

Por lo que veo en mi caso no hay justicia sino ánimo persecutorio. Llevo más de tres años esperando una decisión sobre la investigación en el caso del hacker, asunto del cual tuve conocimiento cuando estalló el escándalo de la trampa contra el doctor Óscar Iván Zuluaga.

Cuando se trata de infamias contra mi persona nada procede, ni siquiera investigan, pero este caso también lo enfrentaremos con determinación. Recuerdo las fechas: denuncié en 2014 y deciden en mi contra en 2018, a pocos días de elecciones.

Álvaro Uribe Vélez.

16 de enero de 2018.

Deja un comentario