Santos un mentiroso y Timo a la Presidencia: Viviana Manrique

santos y timochenko1

Desde que inició el proceso de paz entre el gobierno colombiano de Juan Manuel Santos y el grupo terrorista FARC en el 2010, se cuestionó por parte de una gran mayoría de la sociedad civil la posibilidad de que participaran en política antes de cumplir una pena judicial como se ha hecho en los diferentes acuerdos de paz en el mundo.

Incluso en las elecciones presidenciales del 2014, en los debates televisivos previos con el entonces candidato de la oposición Oscar Iván Zuluaga, se le cuestionó al candidato presidente Juan Manuel Santos que aclarara al país si era cierto que los guerrilleros de las FARC podrían aspirar al Congreso de la República o la Presidencia para el 2018 sin pagar ninguna pena, a lo que contestó en su momento, (así lo prueban los videos de los medios de comunicación) que eso era imposible y que eran inventos de la oposición.

Para el año 2015 meses previos a la realización del plebiscito del 2 de octubre a través del cual se le preguntaría a los colombianos si estaban o no de acuerdo con el acuerdo de La Habana, el país se polarizó entre los del Sí y los del No, y una de las diferencias más evidentes fue precisamente la posibilidad de que Timochenko fuera candidato presidencial por las FARC.

Se utilizaron vallas publicitarias por parte de la oposición del Centro Democrático y se les endilgaron frases como “mentirosos y que engañaban al pueblo colombiano”, con este derrotero el No gana el plebiscito y de manera ilegítima se sigue adelante por parte del gobierno para implementar los acuerdos.

Un año después del resultado del plebiscito y que la semana pasada el señor Timochenko informara al país que será candidato presidencial, solo basta hacer memoria para darnos cuenta de que el Centro Democrático tenía razón, que esas vallas que afirmaban que Timo sería candidato presidencial no mentían, hoy 1 año después se demuestra que era cierto, era la intención de las FARC y que el gobierno Santos una vez más engañaba al país con información que conocía.

Llama la atención como se ve en las redes sociales que, muchos afirman que aunque votaron por el Sí no querían que las FARC tuvieran candidatos para el 2018. Nada que hacer, por dejarse polarizar y no atender las realidades que evidenciaba ese acuerdo.

Con la noticia de tan nefasta candidatura escuchamos con sorpresa una entrevista que hizo Vicky Dávila a la señora Imelda Daza como candidata a la Vicepresidencia por las FARC, la semana pasada al día siguiente de lanzar la candidatura de Timo, en la cual la señora dice que “los colombianos debemos ser generosos con las FARC” a lo que una gran mayoría de ciudadanos pensamos al escucharla ¿y dónde está la generosidad de las FARC?, ¿después de más de medio siglo de matar, extorsionar, secuestrar hoy piden generosidad?, ¿dónde están las armas, los niños reclutados, las caletas, la declaración real de los bienes y ganancias del narcotráfico, el sometimiento a la justicia?

Cuando entreguen todo esto que es básico frente a los privilegios que el gobierno Santos les ha concedido de pronto podemos pensar en generosidades.

En política y hoy gracias a los medios de comunicación y redes sociales todo queda registrado, es increíble pensar como un presidente de un país puede mentir reiteradamente en temas esenciales para una nación como el proceso de paz, siempre se ha actuado con mentiras y engaños, y cuando ha sido enfrentado a sus mentiras lo sigue haciendo sin la mayor vergüenza, es una tristeza que un Jefe de Estado considere que engañando a su pueblo pueda gobernar y mantenerse en el poder.

No hay “peor ciego que el que no quiere ver”, las encuestas económicas demuestran la crisis en que nos encontramos por la pésima gestión de este gobierno, el desempleo aumentando, las multinacionales desapareciendo por la incertidumbre jurídica y el exceso tributario, las zonas de concentración de las FARC sin control atemorizando la población civil, el crecimiento inusitado de los cultivos de coca que fortalecen las arcas del narcotráfico, y ahora la posibilidad de un presidente Guerrillero.

Solo nos queda esperar que la Corte Constitucional decida en derecho y entregue al país un concepto real de la aplicación del artículo 122 de la Constitución Política que dice:

“No habrá empleo público que no tenga funciones detalladas en ley o reglamento y para proveer los de carácter remunerado se requiere que estén contemplados en la respectiva planta y previstos sus emolumentos en el presupuesto correspondiente.

Ningún servidor público entrará a ejercer su cargo sin prestar juramento de cumplir y defender la Constitución y desempeñar los deberes que le incumben. Antes de tomar posesión del cargo, al retirarse del mismo o cuando autoridad competente se lo solicite deberá declarar, bajo juramento, el monto de sus bienes y rentas.

Dicha declaración sólo podrá ser utilizada para los fines y propósitos de la aplicación de las normas del servidor público. Sin perjuicio de las demás sanciones que establezca la ley, no podrán ser inscritos como candidatos a cargos de elección popular, ni elegidos, ni designados como servidores públicos, ni celebrar personalmente, o por interpuesta persona, contratos con el Estado, quienes hayan sido condenados, en cualquier tiempo, por la Comisión de Delitos que afecten el patrimonio del Estado.

Tampoco quien haya dado lugar, como servidor público, con su conducta dolosa o gravemente culposa, así calificada por sentencia judicial ejecutoriada, a que el Estado sea condenado a una reparación patrimonial, salvo que asuma con cargo a su patrimonio el valor del daño”.

* Modificado por Acto Legislativo 1/2004. Parágrafo 5º,

Este articulado es claro, no está sujeto a interpretación, es norma superior y no tiene excepciones. Es necesario que esto se reitere para que una vez más este gobierno mañoso no se dedique ahora a buscarle suspensiones al artículo, violando la constitución y utilizando el Congreso notario que ha estado a su servicio en todo este proceso de paz inconstitucional e ilegítimo.

Por otro lado, que la Comisión Nacional de Asuntos Electorales también haga respetar la Constitución Política y las reglamentaciones existentes para ser candidato al Congreso o a la Presidencia de la República, en lo relacionado con que nadie para serlo pueda tener órdenes de captura, procesos de investigación en curso e incluso condenas, todo esto relacionado con delitos de lesa humanidad. Donde queda no sólo el principio de legalidad sino el de igualdad frente a la contienda política, cómo exigirles a todos los demás candidatos que se presenten no tener antecedentes penales, fiscales o disciplinarios cuando los de las FARC estarían eximidos de tan esenciales requerimientos para ejercer la función pública.

¿Qué hará el Registrador Nacional del Estado Civil? Si sus funciones tal y como lo ha manifestado válidamente en estos días, le impiden registrar cualquier candidatura sin el cumplimiento de los requisitos legales, entre ellos los certificados de antecedentes ya mencionados. ¿Cuántas normas habrá que violar para los guerrilleros de las FARC puedan participar en política?A lo que siempre nuestro Presidente Pinocho para reelegirse en el 2014 manifestó que era imposible.

Hoy en medio de tan difícil crisis institucional por un proceso de paz inconstitucional e ilegítimo democráticamente, debemos agregarle la vergüenza internacional de tener no sólo a un Presidente mentiroso, sino un nobel de paz que ahora aparece como evasor de impuestos en los “Paradise Papers”.

Viviana Manrique Zuluaga.

Columna de Viviana Manrique publicada en kienyke el 6 de Noviembre.

Anuncios

Deja un comentario