Colombianos pagan viaje hasta de los hijos del presidente

Ni los hijos del presidente, Martín y Esteban Santos, ni su tío Enrique Santos se podían perder el show que el presidente de Colombia montó en Cuba.

Aunque no tienen ninguna relación con las negociaciones, ni tampoco función alguna dentro del gobierno, viajaron como parte de la delegación La Habana junto ministros y senadores con plata de los colombianos.

Debido a este tipo de gastos, el gobierno Santos incrementará los impuestos a los colombianos para poder cumplirle a los terroristas.

Martín y Esteban Santos

 

23 de junio de 2016.

Anuncios

10 comentarios

  1. Convocar a todas las fuerzas de Estado, a la empresa privada, a los organismos de control, a los transportadores, sindicatos, comerciantes, campesinos, periodistas, comunidades, trabajadores, médicos, abogados, ESTUDIANTES, juventudes, indígenas, negritudes, la Iglesia, Bomberos, Actores, Artistas, gremios privados y particulares, Mineros, la empresa privada , COLOMBIANOS EN EL ESTRANGERO, A QUE NOS UNAMOS A ESTA RESISTENCIA CIVIL POR LA DEMOCRACIA E INICIAR EL REVOCATORIO DE SANTOS; RECORDEMOS TIENE LA POPULARIDAD EN 13 % RECUPEREMOS A COLOMBIA….DIOS SALVE A LATINO AMÉRICA.

  2. Estaban de turismo por la Habana todos los amigos de los Narcoterroristas de las Farc, Chow mediático indignante con el Ejército del Pueblo, que tantos pueblos destruyeron, asesinando, mujeres, niños y ancianos, por ejemplo Tomad de Mutu y Bojaya que seguirá ahora con estos miserables.

    • Y entonces porqué no estás en el avión con ellos??
      Estás feliz de pagar impuestos para que pasen Ricooo???
      Uyyy!! Pero que COLOMBIANO, tan ampilo!!
      Deberias comprar los pasajes para todos los campesinos!!

  3. Isuro, tu eres bobo o pareces serlo. Nadie quiere la guerra, queremos es derrocar a Santos por canalla y por traicion a la patria

  4. Oyeron el bororó que se le a formado a los Suizos por andar metiendole dinero a la campaña del SI ya que de acuerdo a las leyes en Suiza está terminantemente prohibído inmiscuirse en los asuntos internos de algo tan delicado como el plebisito.

Deja un comentario