La fábrica nacional de embustes

La barca de Calderón

Por William Calderón Z.

11 de abril de 2016

Uno de los más grandes debates de los años recientes se acaba de vivir en la Comisión Primera del Senado, a instancias del legislador conservador huilense Hernán Andrade Serrano.

Se convocó ante la presencia creciente del fenómeno criminal de los «Falsos Testigos», enquistados ya como parte esencial del aparato torcido de la fiscalía y de la misma Corte Suprema de Justicia, a tal punto que Andrade afirmó que no se trata ya de una epidemia sobre la justicia sino de una verdadera pandemia, extendida a casos de todos los órdenes, incluso aquellos de baranda en los que, por menos de 50 mil pesos, un malandrín da el testimonio que se requiera, bajo la gravedad del juramento que tiene sin cuidado a los mentirosos.

Galería de expresidentes

El debate contó con la inusual presencia de cuatro congresistas que han sido presidentes del Senado: el propio Andrade, el opita citante de la discusión; la cundinamarquesa Nancy Patricia Gutiérrez y el médico tolimense Carlos García Orjuela, quizá el más vehemente de los intervinientes en sus críticas ácidas contra todo el entramado judicial que lo tuvo ad portas de una larga condena. Y el mismo presidente actual del Senado, el caucano Luis Fernando Velasco, el popular «Chuspas».

El perseguido político

Igualmente estuvieron el estudioso de este fenómeno criminal, el prestigioso jurista Luis Gustavo Moreno Rivera, abogado del perseguido político Luis Alfredo Ramos y quien se convirtió en la sombra del almirante Gabriel Arango Bacci víctima de los dueños de la inteligencia política del régimen.

Los periodistas

También fueron de la partida el aguerrido periodista Herbin Hoyos Medina; su paisano, el gran periodista Melquisedec Torres y la presentadora Angélica Ramírez, la bella huilense que pagó 3 oprobiosos años en la cárcel y demostró con suficiencia su inocencia, como lo narro don Juan Gossain en Cartagena, en el lanzamiento de la obra el Falso Testimonio.

La voz de las víctimas

El sobreviviente diputado del Valle Sigifredo López –perseguido y arrojado a las tinieblas exteriores por el propio Partido Liberal su divisa y víctima de la hoy candidata a la fiscalía Marta Lucia Zamora, la senadora Tania Vega, quien narró la  pasión y persecución padecida por las fuerzas militares reflejada en el calvario vivido por su esposo, el coronel historiador Alfonso Plazas Vega, víctima del aparato criminal de la Justicia orquestado por la fiscal Ángela María Buitrago y 10 testigos falsos.

La misma suerte corren los generales Uscátegui, Rito Alejo del Rio y Arias Cabrales, y el coronel Hernán Mejía, mientras los indignos toman mojito en “la Tiendecita del medio”, de La Habana, Cuba.

Los grandes ausentes

Desde ese más allá que llamamos cielo, los acompañó el senador Luis Humberto Gómez Gallo, quien murió de pena moral por cuenta de los intereses oscuros de la politizada Justicia.

Fue notoria la ausencia de la valiente Sandra Morelli a quien condenaron al destierro con el falso testimonio de Luis Enrique Areiza, el mismo delincuente que desenmascaró el jurista Luis Gustavo Moreno en el caso del exgobernador de Antioquia Luis Alfredo Ramos Botero y ahora lo tienen listo para enterrar a la excontralora Morell, mientras los señalados por ella gozan de todos los beneficios de la «salud» política y económica que les brinda el régimen del sátrapa bolivariano Juampa, como el famoso “Pitirri” y sus 40, a quienes tienen comiendo y viviendo en el Canadá por cuenta de la condena a Mario Uribe Escobar. Ciro Ramírez corrió la misma suerte de Mauricio Pimiento Barrera cuando se constituía en el nuevo líder de los colombianos como  heredero de don Rafael Núñez.

Testigos falsos y caros

Para dar una idea del alcance de este fenómeno delincuencial, Andrade reveló que hemos pagado cerca de $ 3,5 billones de pesos por demandas por privación injusta de la libertad, y se tramitan cerca de 18 mil casos más cuyas pretensiones alcanzan los $ 25 billones de pesos, algo así como seis o siete reformas tributarias.

Insólito

Pero en medio de más de 3 mil casos de falsos testigos, dijo el legislador conservador que -insólitamente- solo hay un funcionario del CTI de bajo nivel que ha sido encausado por estimular a un falso testigo, dato que deja entrever que la Fiscalía nada ha hecho al interior de sus mismos órganos para contener los costosos embustes, pese a rimbombantes anuncios de Montealegre y Perdomo, al respecto.

El gran ausente

Y justamente, el «encartado» Fiscal General, Jorge Fernando Perdomo, no se hizo presente en el debate y apenas cinco minutos antes de comenzar la discusión, hizo llegar su excusa y las lánguidas respuestas al extenso y enjundioso cuestionario que le remitió el citante, su paisano opita Andrade.

Palacio, al exterior

El debate, que se extendió por 5 horas, también permitió saber el doloroso episodio que está viviendo la familia del exministro de Salud, Diego Palacio: su gemelo Guillermo y su señora madre llegaron al recinto del Senado a expresar la voluntad de la familia de interponer recursos ante organismos internacionales, pues también se consideran víctimas de esta verdadera fábrica de aberrantes embustes jurídicos.

Un comentario

  1. Con todas esta afirmaciones queda muy claro que en colombia esta pasando algo mas grave que en venezuela en lo que a justicia se refiere, claro como ya no hay seguridad democratica, entonces los que estan aliados con tiranosantos estan libres de chivo, en la mayoria de los casos que he leido en la anterior informacion la mayoria de presos politicos son de la oposicion, por favor hagan algo con el tiranosantos, embarquenlo en la proxima salida de los animales hacia africa, alla es donde debe estar ese monstruo de siete cabezas

Deja un comentario